A todo el que lea esto:

Reivindico la historicidad del arte y la potencialidad del objeto artístico. El arte es hijo de su tiempo.

Reniego de toda teoría que reduzca el arte a una esencia.

Así, contemplo y defiendo la riqueza de las diversas corrientes artísticas habidas y por haber.

Pese a lo dicho, reivindico un arte militante.

¡Quisiera hablar de mariposas, pero el mundo está en llamas!

Entiendo la crítica como una extensión de la práctica artística.

Así, niego que exista una sola forma de acercarse al objeto artístico.

Contemplo y defiendo por igual el análisis de la obra atendiendo tanto a cuestiones internas como externas a ella.

Pese a lo dicho, reivindico una crítica combativa.

Reniego de toda crítica que tenga miedo de mancharse los pies con barro cuando sea necesario.

¡No se puede hablar desde una torre de marfil cuando el arte está en llamas!

Zura

A %d blogueros les gusta esto: